Juego de pelota de los Mayas

Juego de pelota de los Mayas

Como toda civilización, los mayas tenían su propia creencia sobre el origen del universo. Aunque la colonización española trató de borrar todo rastro de su cultura, el Popol Vuh “Biblia Maya” y los recientes descubrimientos nos ayudan a entender más sobre sus teorías para explicar tal enigma, todo en un solo ritual sagrado: el juego de pelota de los mayas.

Más que un juego, el evento podría tener un significado religioso y aparecer en episodios de la mitología mesoamericana. Los concursos incluso proporcionaban candidatos para el sacrificio humano, ya que el deporte podía ser, literalmente, un juego de vida o muerte.

Orígenes del Juego de pelota de los mayas

El juego fue inventado en algún momento del período preclásico (2500-100 a.C.), probablemente por los olmecas, y se convirtió en una característica común de todo Mesoamérica del paisaje urbano por el período clásico (300-900 d.C.). Eventualmente, el juego fue exportado a otras culturas de Norteamérica y el Caribe.
En la mitología mesoamericana el juego es un elemento importante en la historia de los dioses mayas Hun Hunahpú y Vucub Hunahpú.

Los mayas eran excelentes científicos, arquitectos, artistas, matemáticos y astrónomos que podían predecir fenómenos como los eclipses. Las paredes de sus construcciones revelan la historia del juego de pelota maya, al que llamaron Pok-ta-pok, por el ruido que producía la pelota al ser golpeada por los jugadores o al caer al suelo. Creían en la existencia de un lugar de oscuridad llamado Xibalba (traducido como “lugar de miedo”), un inframundo situado en las profundidades de la tierra y del mar, en cuevas y cenotes, donde los espíritus van en la otra vida.

La leyenda cuenta que los hermanos Hunahpú e Ixbalanqué, que representaban el lado luminoso del cosmos, fueron al inframundo a luchar contra los seres de la muerte y la oscuridad. Fueron sacrificados y transformados en el sol y la luna. Durante el ascenso de la civilización maya, el juego se convirtió en una tradición ancestral, en la que el rito representaba la entrada al inframundo para luchar entre la luz y la oscuridad.

Los elementos del juego

El campo de pelota, en la base del templo, representaba el inframundo, construido con una forma hundida que eludía a la Xibalba. Sus paredes, grabadas con figuras de dioses y demonios mayas, tenían un anillo por el que tenía que pasar la pelota. Las plataformas a su alrededor eran para que los gobernadores y los sacerdotes vieran el partido. La pelota representaba los caminos de las estrellas sagradas (sol, luna y Venus); estaba hecha de caucho, medía 35 cm y pesaba alrededor de tres kilogramos, sin aire en su interior.

Juego de pelota de los mayas

Los Jugadores

Los jugadores pueden ser profesionales o aficionados y hay evidencia de apuestas sobre el resultado de partidos importantes. El juego también tenía una fuerte asociación con los guerreros y los cautivos de guerra a menudo se veían obligados a jugar el juego.

Los jugadores solian llevar un casco acolchado o un enorme tocado de plumas, tal vez este último sólo para fines ceremoniales. Las piedras en relieve zapotecas de Dainzú también representan a jugadores de pelota que usan cascos asados, así como protectores de rodillas y guanteletes.

El juego sagrado

Antes del juego, rezaban a Hunahpú, el dios maya que fue sacrificado después de perder un partido. Los jugadores tenían que patear el balón con las caderas, los codos, las rodillas y los antebrazos y no dejarlo caer y una vez que el balón pasó a través de los anillos de las paredes, el juego se acabó. Todo estaba bajo la supervisión de un árbitro central.

Las razones del ritual varían. Por un lado, lo hacían para mantener el orden del cosmos y la fertilidad de las tierras (triunfo de la vida) en tiempos de escasez (males del hombre). Por otro lado, se consideraba un sustituto de la guerra. También sirvió para obtener una respuesta de los dioses: un equipo representaba un “sí” y el otro un “no”  la respuesta dependía de quién ganara el partido. Cuando los españoles colonizaron México, el juego seguía su curso, pero sin un significado religioso: en lugar de sacrificio humano, el ganador se llevaba esclavos junto con oro y jade.

juego de pelota maya
Juego Sagrado

Reglamento del juego de pelota Maya

Las reglas exactas del juego no se conocen con certeza y con toda probabilidad hubo variaciones entre las diferentes culturas y períodos. Sin embargo, el objetivo principal era conseguir una pelota de goma sólida (látex) a través de uno de los anillos. Esto fue más difícil de lo que parece, ya que los jugadores no podían usar las manos.

Uno puede imaginar que los buenos jugadores se volvieron muy hábiles para dirigir la pelota usando sus codos, rodillas, muslos y hombros acolchonados. Los equipos estaban compuestos por dos o tres jugadores y eran exclusivamente masculinos. También había una versión alternativa, menos extendida, en la que los jugadores usaban palos para golpear la pelota.

La pelota podría ser un arma letal en sí misma, ya que mide de 10 a 30 cm de diámetro y pesa de 500 g a 3,5 kg, y fácilmente puede romper huesos. Notablemente, se han conservado siete pelotas de goma en los pantanos de El Manatí, cerca de la ciudad olmeca de San Lorenzo. Estas bolas varían de 8 a 25 cm de diámetro y datan de entre 1600 y 1200 a. C.

El juego de pelota del siglo XXI

Hay una probabilidad de que el juego de pelota no fuera distintivo de un grupo en particular sólo recientemente, una cancha fue encontrada en la Ciudad de México, en un templo azteca, debajo de un hotel de la era de los años 1950. El juego se sigue practicando en Centroamérica y Norteamérica, pero sólo como actividad cultural, y se exhibe en Europa, en encuentros de deportes tradicionales. En el preestreno de la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006, el juego de pelota formaba parte del programa cultural oficial, ya que “pok-ta-pok es lo que el fútbol es hoy en día“.

Artículos Relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba